Skip to content

Fenomenología del Boabom Logak

boabom logak 3

Fenomenología del Logak

gadamerEl título podrá asustar al lector corriente. Sin embargo, try y aunque usted no lo crea, mind trata sobre lo más básico de todo lo imaginable. Cualquier fenomenología no es más que el esfuerzo por desentrañar lo absolutamente distintivo e innegable de un fenómeno. Podríamos decir que la actividad más cercana a la fenomenología es podar. Al igual que el jardinero, diagnosis que cuidadosamente va limpiando capas, despejando brotes y hojas secas hasta hallar todos los puntos del árbol que se conectan directamente con la raíz; la fenomenología es un método de pensamiento que busca, paso a paso, descubrir la realidad última, la característica radical de la cosa en cuestión. Es así que, el gran filósofo Hans-Georg Gadamer (1977), en su afán por desarrollar una fenomenología de la experiencia; encuentra en el corazón de este fenómeno –paradojalmente- su indefinibilidad. Fenomenológicamente hablando la experiencia es, justamente y antes que todo, lo que no puede reducirse, definirse, delimitarse. La experiencia solo es experiencia cuando no remite a nada más que sí misma, cuando es única, irrepetible e indeterminada. Intentos fenomenológicos equivalentes se han hecho con el amor, la técnica, la libertad, el perdón, el conocimiento. La nuestra es una tentativa equivalente, pero para el fenómeno del Logak.

boabom logak 2

Quienes practican algunas de las artes del Mulargan, saben que el Logak es una de las variedades particulares de las artes Boabom que se presenta –bajo múltiples formas- en los distintos artes que se enseñan en las Escuelas Sur y Norte. Hay Logak en el Boabom óseo, en el Seamm Jasani, en el Yaanbao, en el Loam-Yagra. Pues bien, ¿qué es lo radicalmente distintivo del Logak? ¿Qué hay en el Logak que lo diferencie de todos los demás artes (y de todos los demás fenómenos)? Dicho en términos simples, ¿cuál es la especificidad del Logak?

Vamos por parte. Si el Logak es una variedad de las artes Boabom, debemos definir primero qué entendemos por Boabom. Definiremos Boabom como el arte del desarrollo de movimientos y disposiciones físicas y mentales para despertar el cuerpo (Asanaro 2007). Por lo tanto, entenderemos desde ahora en adelante al Logak como una de las formas y orientaciones posibles para despertar el cuerpo.

Si el cuerpo debe ser despertado a través de movimientos y disposiciones conductuales significa, entonces, que por lo general el cuerpo está dormido. No está demás decir que la abrumadora mayoría de las actividades que realizamos en nuestro diario vivir, las llevamos a cabo con un automatismo e ingenuidad que revelan la inercia en la que está sumida nuestro cuerpo en la cotidianidad.

Trabajamos, caminamos, comemos, cocinamos, conversamos; sin el más mínimo cuestionamiento de lo que estamos haciendo. Simplemente lo hacemos. Por lo general, damos por supuesto una serie de regularidades en las distintas situaciones que naturalmente se nos presentan. Cuenta Kierkegaard que una vez un circo empezó a arder en llamas en plena función. Acto seguido el dueño envió de emergencia a uno de los payasos a decirle al público que evacuaran de inmediato la carpa. El pobre payaso solo recibió carcajadas como respuesta y todos los asistentes sucumbieron víctimas del voraz fuego. Como era de esperar, todos supusieron que tal noticia viniendo de un payaso era una humorada más.

boabom logak 4

La mayoría de las cosas que hacemos requieren que nuestro cuerpo esté adormecido. Hannah Arendt (1995) llamaba la atención sobre cuán difícil serían nuestras vidas si en cada instante de ellas nos esforzáramos para estar completamente despiertos, atentos y conscientes de lo que hacemos. Piénsese cuán cansador y desgastante sería vivir  en permanente vigilia sensorial. Tal vez no sea casualidad que los seres más alistados del reino animal –los felinos- sean precisamente (y por mucho) quienes mayor cantidad de su día destinan a dormir. Al parecer, el costo de los reflejos felinos se paga en cheques de Morfeo al portador.

Despertar –y mantener despierto- el cuerpo requiere un esfuerzo, y ese esfuerzo debe compensarse con descanso y sueño. Si estuviéramos todo el día atentos como lince, no quepa duda que sería menester dormir las 15 horas diarias que destinan los felinos a su reposo.

Podemos ahora dar cuenta de nuestro primer paso, a saber: el cuerpo está, por lo general, dormido. Despertarlo requiere un esfuerzo. El Boabom –y específicamente el Logak- es un sistema para despertarlo.

boabom logak 5

Demos ahora otro paso. Si hubo de desarrollarse un arte (disciplina, sistema) para despertar el cuerpo –como lo es el Boabom- quiere decir que el cuerpo no puede ser despertado así como así. Despertar al cuerpo, entonces, requiere de ciertas técnicas, disposiciones, en definitiva, de lo que los griegos llamaban ascesis. Es curioso que lo que en nuestros días entendemos por ascesis (pureza), no tiene nada que ver con su significado originario: “Aes-kinesis” quería decir -para los helénicos- preparación para el movimiento, y designaba el régimen de vida en el que los atletas vivían constante y metódicamente alrededor de las exigencias de sus respectivas disciplinas.

No es casualidad, entonces, que los Amato destaquen siempre la indispensabilidad de la constancia y persistencia para el desarrollo de las artes Boabom. No es casualidad, tampoco, que el Logak no se practique en el primer nivel de ninguno de los artes impartidos. Si hay algo que distingue al Logak como forma de despertar el cuerpo, es que, antes que todo, tiene como condición de su práctica preparación y entrenamiento previos y constantes. Es por eso que cualquier persona puede tomar una clase de Boabom, pero no cualquier persona puede hacer Logak.

Hasta el momento hemos dado dos pasos propedéuticos en nuestro esfuerzo por encontrar la particularidad única del Logak. Dijimos que el Logak era una forma de despertar el cuerpo, y que lo específico de este arte es que requiere de un entrenamiento previo y permanente para desarrollarse.

Pero hay más. No basta con decir que el Logak es una forma de despertar el cuerpo que se caracteriza por su incesante preparación y background ejercitador. Algo más distingue al Logak. Es curioso notar que el Logak se caracteriza por su escenificación. Cuando se hace Logak, el Husam se dispone de una forma tal que permite a todos ver el Logak. Al parecer, el único arte de los que componen el Boabom que exige ser visto para estar completo es el Logak. Es más, su condición de escenificación (de espectáculo, diría) se ratifica en la disposición corporal, la prohibición del contacto, el ritmo, la forma de respirar y la presencia de Amato que el Logak demanda.

Si el Logak exige ser visto y actuado, quiere decir que busca representar algo; de otra forma no requeriría de esta puesta en escena. Cuando algo se pone en escena es para transmitir sintéticamente algo complejo y profundo. No por nada Calderón llamó a la sociedad “El teatro del mundo”.

boabom logak 1¿Qué es lo que el Logak busca transmitir? Sin duda busca transmitir un estado corporal y mental. Más específicamente una forma de despertar el cuerpo. Pero, si hemos dicho que el Logak requiere preparación, ¿cómo es posible que se pueda llegar y despertar el cuerpo a través del Logak? ¿No requiere el despertar del Logak un entrenamiento, un despertar previo? No podemos decir, entonces, que el Logak escenifica una forma de despertar el cuerpo, porque para hacer Logak el cuerpo ya debe estar despierto. ¡Eureka!, hemos descubierto algo: para hacer Logak hay que estar previamente despierto. Nos encontramos ante una ingente verdad. Es más, para hacer Logak no solo hay que estar despierto, hay que erizar e hipersensibilizar todos nuestros sentidos, músculos, reflejos y pelos. Estamos por fin en posición de decir qué es específicamente el Logak, a saber: el Logak es una representación de la forma que adopta y muestra nuestro cuerpo cuando se lo lleva al más alto nivel de atención, sensibilidad, alerta y vigilia posibles. Es el Logak una especie de pináculo del despertar. En él nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestros sentidos se encuentran lo más despiertos que pueden estar. Es por eso que el Logak es tan cansador, y por lo mismo, tan breve. Es por esto, también, que cuando se hacen seminarios de Logak se siente el cuerpo más despierto que nunca. Y es por eso que el Logak resulta un espectáculo tan impresionante; un destello de luz de varios cuerpos con todos sus sentidos y revoluciones al máximo.

Bibliografía

Francisco (Boabom – Sur)

~~~•~~~