Skip to content

¿Usual o Natural?

Picture 1¿Han pensado alguna vez sobre la diferencia entre lo usual y lo natural? Aunque ambos términos refieren a cosas caracterizadas por cierta espontaneidad, shop cada uno de ellos denota algo diferente. Lo usual refiere al uso, search es decir a la forma tradicional de hacer las cosas. Por su parte, lo natural refiere a la naturaleza, es decir a la cosa misma.

Muchas veces lo usual coincide con lo natural, realizando eso que llamamos “sabiduría popular”. Muchas costumbres campesinas esconden un profundo conocimiento, el cual ha sido desarrollado a través de las generaciones. En culturas más complejas, las cuales se van alejando del contacto con la naturaleza, lo usual comienza a diferir de lo natural, lo que inevitablemente genera malestar y dolor. Ejemplos de estos son costumbres tales como el tabaquismo o la autoflagelación: quienes las practican están emplazados sobre una plataforma cultural que los hace estar convencidos que lo que hacen es lo correcto, aunque en realidad se están haciendo un gran daño.

Picture 2La cultura puede convencer al individuo de casi cualquier cosa. Si una persona ha vivido toda su vida rodeada de gente que asegura que hay que ordeñar al león y temer a la vaca, estará seguro que es así. El problema es que la vida en una cultura como aquella será bastante dura, ya que el león no se dejará ordeñar muy fácilmente. A medida que lo usual se aleja de lo natural empeora la calidad de vida, hasta el límite de poner en peligro la supervivencia del grupo que practica tales hábitos. Un ejemplo claro somos nosotros mismos: podemos ver como la calidad de vida promedio ha ido disminuyendo, y nuestra supervivencia está cada vez más amenazada por los efectos de nuestras propias acciones.

Un ejemplo de una práctica muy usual en nuestra sociedad, pero completamente antinatural, es el uso diario de antitranspirantes. Para lograr un buen funcionamiento el cuerpo humano necesita elimina toxinas diariamente. Esto se hace a través del hígado, los riñones y los poros de la piel por medio de la transpiración. Los antitranspirantes inhiben la transpiración, impidiendo el desalojo de éstas toxinas que el organismo necesita desechar a través de las sudoración. Estas toxinas quedan circulando dentro del cuerpo y son depositadas en las glándulas linfáticas. Además los desodorantes tradicionales contienen productos químicos y otras sustancias dañinas que el organismo no esta capacitado para procesar.

La combinación de estos dos factores, las toxinas no desechadas a través de las axilas y las sustancias químicas, derivan en mutación de las células en células cancerígenas. Las sustancias que se han encontrado en estudios del cáncer de mama son los parabenos, que son sustancias sintéticas que se usan como conservadores en la industria cosmética. Dichos estudios han revelado que el uso prolongado de productos que contienen este tipo de sustancias como: parabeno, clorhidrato de aluminio, y fragancias artificiales aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de mama. Es por esto que Instituciones de Estados Unidos como la National Cáncer Institute y la American Cancer Society, están alertando sobre el riesgo que existe al usar tanto antitranspirantes como desodorantes tradicionales por los conservadores sintéticos que contienen además de impedir la eliminación de toxinas. Antes de comprar su desodorante observe la etiqueta y cerciórese que no contenga cualquiera de las sustancias anteriores.

Picture 3¿Existen alternativas al uso de antitraspirantes? La clave está en entender que lo que se busca evitar es el mal olor, y no la transpiración misma. Una buena solución son la gama de desodorantes de cristal, los cuales pueden encontrarse hace algún tiempo en tiendas naturistas. Estos cristales son sulfatos minerales que actúan destruyendo las bacterias que causan el mal olor. No contiene alcohol, ni perfumes, ni sustancias químicas tóxicas que tapan los poros. No se evapora, no irrita la piel ni mancha la ropa. Para usarlo se humedece bajo un chorro de agua, y luego se frota directamente en la piel. Puede usarse una o dos veces al día. Si bien precio es superior al de un antitranspirante corriente, su costo real no es mayor ya que tiene una vida útil seis veces más larga.

Podemos ver en el caso de los antitranspirantes que, aunque la cultura tenga cierta libertad para adoptar costumbres extrañas, la naturaleza se encarga de enviarnos señales cuando nos alejamos demasiado de ella. Estas señales son verdaderos “cables a tierra”, los cuales nos llegan principalmente a través de nuestro propio cuerpo. El cuerpo puede ser visto como un termómetro, el cual mide la calidad de nuestros hábitos. Si está maltrecho, alicaído y enfermo, significa que nuestras costumbres son usuales pero poco naturales. En cambio, si está fuerte y sano significa que nuestras costumbres están bien sintonizadas.

La práctica de las Artes Boabom nos ayuda a refinar esta antena. Las clases ayudan a limpiar sus canales, para que pueda captar estas señales con mayor claridad. Un cuerpo bien despierto funciona como una brújula, la cual nos puede ir guiando para encontrar costumbres sanas y naturales, que llenen nuestra vida de energía y alegría. Cuidar esta brújula debería ser una de nuestras principales actividades, ya que una buena guía nos lleva a buen destino!!!

Frobenius (Boabom Sur)