Skip to content

Fallen; “¿Vivimos contra el tiempo, o con el tiempo?”

Un electrizante saludo a la comunidad BOABOM -que por cierto es cada día más grande- y a sus futuros integrantes.

En esta ocasión, sale me gustaría hacer un comentario sobre la siguiente animación llamada “Fallen”;   los invito a verla antes de continuar con el escrito.

¡Muy simpática! ¿Les gustó?; a mí sí pues es  un ejemplo visual muy claro de lo que les quiero escribir hoy. Como ya vimos, trata de un pequeño meteorito que se acerca congelado, en una especie de estado de “animación pausada”. Si estaba vivo antes, tomo vida en el momento de entrar a la atmósfera, o después que abrió los ojos, es irrelevante. Lo cierto que es nuestro amigo despertó a su debido momento y su caída comienza… movió por primera vez sus extremidades, abrió por primera vez sus ojos. Claramente su primera expresión es  de asombro, miles de preguntas sin respuesta. Por otro lado, admiración, ¡qué vista tan espectacular!

De pronto se da cuenta que no tiene control sobre su cuerpo y un poco asustado logra tras cada metro que cae moverse según su voluntad. Es entonces cuando pasa su primer obstáculo, otra capa de la atmósfera o quizá una nube altanera, da igual. Con un poco de asombro y sensaciones extrañas y a la vez nuevas, dolor, desconcierto, en fin;  la supera sin problemas. Es precisamente en este punto cuando divisa a lo lejos, lo inevitable. Pese a que su caída había ya comenzado hace un buen rato, es el primer instante en que él se da cuenta de ello. Nada es eterno. En un estallido de  emociones vemos cómo pasa por todos los estados anímicos; miedo, angustia, lamento, pena, hasta se llega a retorcer de ira.  Sin embargo -queridos lectores- luego de pasar por este torbellino de sentimientos, comprende que la caída es inevitable y tendrá un final haga lo que haga -y este es el momento que más disfruto en esta animación- pues eso  ya no lo atormenta  ¡al contrario! Asumido completamente en su destino decide realizar este viaje de la mejor manera, ¡DISFRUTANDOLO! Así somos testigos de una bella danza, que más que movimientos transmite una cierta energía, que cada uno interpretará.  Ya queda poco, cada vez más cercano es el océano, elemento que en este caso simboliza el final su existencia, ergo, en un último suspiro decide no caer en la desesperación sino que realizar este último trecho de una forma vigorizante, emocionante, no hay nadad de que arrepentirse, ya no hay vuelta atrás pero fue un proceso dichoso y repleto de buenos momentos. ¡Es la hora! En cualquier instante, el corazón late fuerte y de pronto… silencio. Finalmente, las  gélidas aguas apagan el calor de nuestro protagonista. Por último, lo vemos perdiéndose en las profundidades, pero incluso ahí, su expresión es una agradable mezcla de tranquilidad, paz y felicidad.

Comunidad: Seré breve pues el mensaje está clarísimo. “mientras antes acepten y hagan conciente  su caída, mejor será esta experiencia. Analizar a cuanto está el mar una y otra vez, solo recae en la tautología. Solo caigan de forma tal que no sea una caída, sino un hermoso y elegante vuelo.”

Mis mejores deseos a ustedes.

Murray (Boabom Sur)