Skip to content

Fábulas e Historias Boabom: “El País en conflicto”

Había un pequeño país montañés. Era hermoso, help único y normalmente era un lugar tranquilo, tadalafil pero su gente estaba conmocionada por la continua amenaza de guerra con un poderoso país vecino. El temor de ser invadidos crecía a cada momento.

Una nación amiga, patient también muy fuerte, parecía que estaba dispuesta a ayudarlos, pero otras veces parecía que no. El país que los amenazaba con atacar también no mostraba claramente sus intenciones, ocasionalmente afirmaban que jamás los atacaría o harían algo incorrecto. No había nada seguro y nadie estaba cierto del futuro. Así, cada día todos discutían en la calle sobre estos eventos, no había acuerdo en qué y cuándo sucedería. Las discusiones se alargaban por horas y días, y se formaban bandos creyendo en una posibilidad y la otra, bandos que  terminaban odiándose por sus diferencias. Todos parecían olvidar que pertenecían al mismo país. Los viejos decían a los jóvenes: “Prepárense para luchar, nosotros ya hemos hecho suficiente…” Los jóvenes decían: “Nosotros no hemos vivido lo suficiente, ¿porqué hemos de luchar? ¡Este es el país de ustedes!” Las mujeres decían: “Que nuestros hijos no luchen, pero queremos mantener nuestras comodidades”. Los hombres decían: “Lucharemos si obtenemos algun beneficio para nosotros”.

Ante tanto desorden, pelea y discusión un grupo decidió consultar a un famoso oráculo, un ermitaño sabio y ciego que vivía en la cima de una montaña. Allá fueron sin demora. Cuando llegaron frente al sabio seguían discutiendo y gritándose unos con otros, al fin uno de ellos preguntó directamente: “¡Tenemos un gran enemigo que no sabemos cuándo atacará o si atacará!” y prosiguió: “pero también tenemos un gran aliado que no sabemos si nos ayudará… tú viejo ciego, que tienes la visión, dinos que sucederá”. El ermitaño lentamente se levantó, tomó una vasija con huesos, la agitó y tiró el contenido al suelo, luego los palpó y dijo: “Sólo les tengo malas noticias; no tienen un enemigo, son tres sus enemigos y los tres son poderosos pero sólo uno de ellos reúne el poder de los tres y es éste quien los derrotará”. Todos quedaron perplejos y le gritaron enojados: “¡Viejo tonto y ciego! ¡¿quiénes son esos?! ¡¿dónde están?! y ¡¿quién nos derrotará?!”. El anciano contestó: “El primer enemigo poderoso, es un aliado que no es sincero. El segundo enemigo poderoso, es un vecino celoso, ambicioso, decidido y astuto…”. “¡¿Y quién es el tercero?!” preguntaron todos al tiempo. El viejo agregó: “El tercero, el más poderoso y el peor… son ustedes mismos; su falta de unión y abundancia de conflicto. Y sólo es éste el enemigo quien finalmente los derrotará”.

Cuentan que aquel hermoso país se perdió irremediablemente y que viejos, jóvenes, mujeres y hombres lamentaron toda su vida no haber sobrepasado sus egoísmos y haber trabajado en unión.

Fábulas e Historias Boabom (por Asanaro)