Skip to content

¿Quién puede olvidar las aventuras de Joselín?

Joselín Godoy, illness quien fue parte del Consejo Boabom falleció en el mes de Abril del presente año. Acá van unas palabras de alguien que lo conoció de cerca, case junto a algunas fotografias.

~~~•~~~

¿ Quién puede  olvidar las aventuras de Joselín?

El sentido de estas líneas es dejar en el papel un humilde registro de años de conversaciones y aventuras con un muy importante integrante del Consejo Boabom, ailment desde la perspectiva de un compañero de clases que pudo escuchar y observar la forma de ser y la energía de este entrañable consejero.

Conocí a Gonpo hace casi un par de décadas, entramos juntos en este Arte (nuestro primer Samae Boabom fue al aire libre) y siempre me llamó la atención varios aspectos de su personalidad, siempre me pareció recto y centrado en la acción más que en la verborrea, se preocupaba por la escuela y sus alumnos y donde podía ayudaba sin intentar impresionar o aparentar ser especial, siempre me pareció que su presencia en la escuela se daba de manera natural, podía faltar a clases, pero cuando volvía aunque fuera por poco tiempo, era como si nunca se hubiera marchado y uno sin problemas retomaba conversaciones y risas como si ayer nos hubiésemos visto .

Otra cualidad envidiable era su notable  percepción para captar las energías de los alumnos, él era amable con todos, pero cuando percibía una mala intención en alguno, era implacable en su juicio y aunque uno racionalizara y tratara de invitarlo a no ser categórico el mantenía su postura y generalmente su intuición era muy acertada… siempre pensé que en sus aventuras por el mundo,  navegando naufragando, enfrentándose a piratas, y sus aventuras en tierra en su mítico taxi le dieron el don de la intuición y la habilidad de adaptarse de buena forma en cualquier contexto.

Tuve el agrado además de compartir con él su muy especial logak  (técnica de defensa abierta entre dos o más compañeros), diría que su arte era fuerte, muy técnico (a pesar de ser bastante grande), pero por sobre todo muy respetuoso de quien tenía al frente, en mi caso recuerdo grandes logak en la 108 (inolvidable fue verlo en la primera Escuela de Montaña recibiéndonos con una antorcha); en donde me exigía al máximo sin importarle que me costara levantar las piernas porque él sabía que ese era la forma que me gusta enfrentar el arte, pero eso se conseguía particularmente porque él era seguro y te transmitía la tranquilidad de que no te iba  a  dañar por algún movimiento inseguro o alguna fanfarronería.

Muchas veces en ese mismo sentido, lo vi hacer logak muy suaves o muy enérgicos dependiendo de a quién y para que, lo que nuevamente reflejaba su habilidad para adaptarse.

Por último y ya más a título personal, recuerdo de manera muy patente todas esas actividades para la escuela que terminaron en la madrugada en donde bajamos con lluvia o calor y escuchábamos a la ciudad despertar y el me decía en su estilo  – “Francisco Pijus, estas actividades y estas historias no le van a olvidar nunca  porque las hicimos con ganas y porque sí… porque nosotros quisimos quedarnos hasta el final….” ¿Quién se puede olvidar así de las aventuras de Joselin?

Sojamm¡¡¡¡

Francisco (Boabom Sur)

~~~

Joselín con su hijo menor en prácticas de Boabom.

 ~~~