Skip to content

El Último Sueño de la Madre (Mada)

MADA 108
Cuando las nobles vestiduras
se recuestan
todo palidece, remedy
pero el reflejo de sus sombras se eleva, discount
mientras detrás
los recuerdos languidecen.
 
¡Oh Madre vuelve a ser liviana como el viento!
camina sin tocar el suelo,
respira sin necesitar el aliento,
elvate al cenit
y con sólo pensarlo,
traspasarás su cúpula en el momento…
 
Escucha,
éste es mi mensaje
desde el tiempo que no es tiempo:
deja tras de tí las viejas vestiduras,
deshechas por el río de los anhelos,
atraviesa el alto del techo
que las han protegido por decenios,
cae a los cielos,
tirada por la sutil cuerda del silencio.
 
Elévate,
aprecia desde las alturas
las espléndidas montañas,
contempla los deslindes lejanos
de los ocho extremos.
 
Traspasa las nubes,
el fino cascarón de la cúpula de los cielos,
aléjate inasible, impalpable…
mira la Sagrada Tierra, la cándida azul
vestida de blancas telas y de movimiento…
 
Ve guiada por las Artes de los Sueños,
cayendo hacia arriba,
conducida por las ataduras de lo etéreo,
elevada por vientos estelares,
acogida por los suaves brazos de lo inmenso.
 
Deja atrás la voluptuosa luna
y traspasa la generosa gran-astro de luz,
cálida y palpitante.
No dudes,
puedes mirarla sin quemar tus vacíos ojos,
recuerdo de los órganos que hoy dejas
para viajar al universo.
Aprecia el espléndido fulgor,
impetuoso y quieto.
 
Sigue arrastrada más allá,
dirigite a los cantos del misterio,
alejate sin destino y sin recuerdos.
Y estando tan lejos… tan lejos
Únete al Gran Símbolo
Al Gran Círculo.
 
Comprende como es una esfera aplanada en una línea,
como es una recta curvada a lo lejos,
como es una esquina sin término…
 
Cuando las nobles vestiduras
se recuestan
todo palidece,
pero el reflejo de sus sombras se eleva,
mientras detrás
los recuerdos languidecen…
 
Buen Viaje Madre
 
(Asanaro)